Skip to main content
¿Qué es el burnout?

¿Qué es el burnout?

  • De: Βαλεντίνη Κωνσταντινίδου
  • 2 enero 2024

El término burnout apareció y fue definido por primera vez en 1975 por el psicólogo Herbert Freudenberger. En español, burnout se traduce como «agotamiento» y abarca tanto el cuerpo como la emoción. En el fenómeno del burnout intervienen tres factores principales:

  • El agotamiento emocional.
  • El agotamiento de la empatía, la compasión y el sentimiento característico de los seres humanos.
  • La disminución del sentido de logro, es decir, la creación de un sentimiento de futilidad o insignificancia.

El burnout se caracteriza por una sensación de impotencia adquirida, donde nuestro cerebro aprende que ningún esfuerzo da frutos, por lo que pierde la capacidad de intentarlo y queda abrumado por la sensación de fracaso. El mecanismo cerebral que controla el sentimiento de frustración se llama «el supervisor«. Este es un circuito de retroalimentación en el cerebro humano que se activa y detecta la velocidad del criterio.

En los últimos años, son numerosos los estudios que analizan estas acciones y nuestros mecanismos cerebrales involucrados. Sin embargo, como siempre recalco, un solo estudio no demuestra nada por si solo. El método científico es un proceso sistemático de prueba para evidenciar y determinar si algo vale la pena o no. En otras palabras, es un proceso continuo mediante el cual aprendemos cosas nuevas que cada vez nos revelan un poco más de verdad. Es por esto que, antes de creer en un nuevo estudio, debemos consultar todos los estudios previos relevantes.

¿Cómo se desarrolla el burnout?

El agotamiento profesional o emocional surge cuando nos «quedamos atascados» en una sola emoción. ¿Pero por qué sucede esto?

Nuevamente, parece que hay tres razones principales:

  • Una fuente de estrés crónica.
  • Convenciones sociales.
  • Una opción algo segura.

El estrés crónico y moderado es suficiente por sí solo para llevar al agotamiento profesional y/o emocional. Una observación relevante, detallada en el libro homónimo de Emily y Amelia Nagoski, Burnout, de la editorial Diana, sobre las personas que suelen sufrir de burnout con más frecuencia que otras, sostiene que las personas que dan, supuestamente, no necesitan nada.

Este es el síndrome de la persona que da. Las autoras lo definen como una enfermedad, ya que caracteriza a todas esas personas que muestran agotamiento derivado de la empatía.

¿Cómo lidiar con el burnout?

Para lidiar con el burnout, independientemente de la causa que lo haya provocado, primero necesito una meta positiva y no simplemente la necesidad de alejarme de la situación negativa que me llevó al burnout.

El miedo no siempre es la solución para cambiar. La inspiración, el ejemplo, el DESEO son motivadores mucho más poderosos. Solo cambiamos cuando decidimos involucrarnos activamente en nuestro cambio y no con pastillas mágicas. El burnout nos enseña que el estrés en sí mismo puede matarnos más rápido que la fuente de estrés.

En el mismo libro de Emily y Amelia Nagoski, que recomiendo muy a menudo en las sesiones de Food Coaching, las autoras recomiendan como número 1 enfrentar el ciclo del estrés en el cuerpo. Y esto solo puede lograrse eficazmente con ACCIONES. Estas acciones incluyen:

  • Ejercicios de respiración
  • Interacción social positiva
  • Reír
  • Sensibilización
  • Llorar
  • Expresión creativa

Estas acciones pueden implementarse de manera diferente para cada persona y no necesariamente tienen la misma forma para todos. Por ejemplo, puedes mostrar ternura a tu hijo o a tu nieto (si tienes), a tu mascota (si tienes), a tu pareja (si tienes), a tus amigos (si tienes uno), etc. El contacto social, por otro lado, es también una forma de nutrición y la soledad es una forma de inanición.

Junto con los alimentos nutritivos, fomentar las relaciones sociales y los ejercicios de respiración pueden alejar el estrés crónico y liberar a la persona de los síntomas del burnout. En otras palabras, estar bien no es algo que nos pasa por casualidad, sino que es el resultado de nuestras propias acciones y actos. El significado no proviene de lo que encontramos, sino de lo que creamos nosotros mismos.

Prácticas que potencian el burnout

La «psicología positiva» que no reconoce la intensidad de nuestras emociones negativas a menudo nos lleva a reprimir nuestra ansiedad diciendo frases como «No permití que eso me afectara». Y, sin embargo, esto es un error y, por el contrario, queda registrado en nuestro cerebro. Si es importante para nosotros, entonces sí, debería afectarnos.

El rumiar es otra de las reacciones más disfuncionales al estrés. Nos quedamos atascados en algo disfuncional, repetimos los mismos comentarios, situaciones y resultados sin avanzar o ir más lejos. Básicamente, ahí es donde se esconde la ansiedad, el miedo y la angustia, que a menudo requieren la ayuda de un psicólogo / psicoterapeuta para ser tratados adecuadamente.

El descanso inadecuado y los malos hábitos alimentarios potencian el burnout agotando cualquier reserva de energía que quede en nuestro cuerpo. Aquí puedes leer más sobre los diferentes tipos de descanso.

Beneficios del coaching en el burnout

A través de la reevaluación positiva, la resiliencia y las creencias y opciones alternativas que trabajamos en las sesiones de Coaching, se activa el lóbulo prefrontal dorsolateral de nuestro cerebro, responsable de transformar el dolor emocional que experimentamos en un beneficio de aprendizaje. Además, con las sesiones de coaching, la persona aprende a establecer expectativas realisticas y alcanzables y a reconocer los resultados positivos, a pesar del fracaso o de las emociones negativas que pueden surgir.

El coach acreditado es un profesional especializado que te acompaña y te ayuda a desarollar nuevas capacidades y resolver los bloqueos basándose en un plan, reevaluación positiva, movilización y redefinición del diálogo interno. La coherencia en cualquier objetivo, incluidos los nutricionales, es muy difícil si nadie te apoya en el camino. Por lo tanto, el significado no lo crean las cosas terribles que experimentamos o que hemos vivido, sino las formas en que elegimos superarlas.

Porque, ¡SÍ!, nosotros somos quienes elegimos.

Comienza a curarte del burnout

  • Reescribe tu experiencia.
  • Concéntrate SOLO en lo que has aprendido, por pequeño que sea.
  • Identifica cualquier fuerza que hayas adquirido.
  • Pide ayuda.
Dra. Valentini Konstantinidou

De la Dra. Valentini Konstantinidou, RDN, MSc, PhD.

  • Investigadora y Lectora de Nutrigenetica y Nutrigenomica

  • Nutricionista – Dietista (CAT001746)

  • Tecnologa de alimentos

  •  Coach Acreditada (IAPC&M)

  • Fundadora de DNANUTRICOACH®

Reserva tu primera cita (30 min.) gratis con la Dra Valentini Konstantinidou