εξατομικευμένη διατροφή-dna

LA DIETA DE ADELE, LA VERGÜENZA DEL CUERPO (Body Shaming) Y EL ESTIGMA DE LA OBESIDAD

La dieta que siguió la famosa cantante Adele y que le llevó a perder 44 kilos es el tema absoluto de discusión últimamente, y mucho mas si nos movemos hacia las estaciones festivas venideras o las vacaciones veraniegas. El proceso del cambio en el cuerpo de Adele lanza dos temas importantes:

El primero, y mas obvio, trata exclusivamente con el proceso de la pérdida de peso, las características de su dieta, qué contiene exactamente, como es de saludable, como se hizo exactamente y como puede repetirse para todos con los mismos resultados.

El segundo, y más importante en mi opinión, del cual hablaré en este artículo, es sobre la vergüenza del cuerpo, del ingles body shaming. Para aquellos que no están todavía familiarizados con el término, el body shaming es el sentimiento de vergüenza que sentimos de nuestro cuerpo y sus peculiaridades, así como este sentimiento de vergüenza que determina nuestras elecciones y decisiones diarias. Se puede aplicar a cualquier tipo de cuerpo.

Body Shaming

El body shaming incluye frases corrientes como “has ganado peso desde la última vez que te vi”, o “¡cuánto peso has perdido!”, pero también incluye comentarios en el excesivo o insignificante crecimiento del pelo en los hombres y mujeres, la presencia o ausencia de musculatura visible, así como todo lo que estas observaciones/comentarios implican sobre como tal cuerpo debería vestir y comportarse. De manera políticamente correcta, también el body shaming ha sido “tratado” por los proveedores de los cuidados de la salud, así como su deber en abórdalo con sus pacientes.

El body shaming afecta a toda la población, de todas las edades, independientemente de su orientación sexual. El body shaming comprende toda la vergüenza causada a personas sobre la imagen de su cuerpo, peso, ropa, proporciones, pelo y aspecto en general. Se calcula que hoy el body shaming causa malestar no solo a los adultos sino también a los niños. El 56% de 2000 encuestados a un reciente estudio respondieron que habían recibido comentarios incómodos sobre su imagen en el pasado año.

 

El estigma de la obesidad

El body shaming se da principalmente en personas con cuerpos que se caracterizan por el sobre peso. En 2020, el estigma que acompaña no solo el peso extra sino también su falta continua existiendo y determina un gran porcentaje de las acciones y reacciones de nuestra vida diaria. Habida cuenta de que hay un Día Mundial de la Obesidad (4 de marzo), el body shaming se añade al estigma de todos aquellos que luchan contra la obesidad a nivel mundial.

La obesidad es una enfermedad con muchas más causas de las que superficialmente se considera. Es una enfermedad que requiere un tratamiento multifactorial, un enfoque individualizado, y una constante dedicación al problema tanto por parte del paciente como del profesional especializado en salud. El estigma que acompaña a la obesidad se mantiene y se potencia no solo por los estándares de la perfección física promocionada por la industria de la moda y el entretenimiento a nivel mundial sino también por todos los profesionales de la salud y coaches no preparados , que se empeñan en proporcionar guías sencillas como “deja de comer” a sus pacientes obesos.

Estos enfoques superficiales y simplistas han llevado no solo a una epidemia mundial de obesidad sino también al extremo en alza de trastornos alimentarios. Los trastornos alimentarios no se limitan a las bien conocidas condiciones de anorexia y bulimia sino que ahora se enriquecen con nuevas condiciones tales como los atracones, ortorexia, sobrealimentación. Estas condiciones también se ven normalmente en muchos de los deportistas aficionados y profesionales.

El auto-sarcasmo físico, que normalmente acompaña al estigma de la obesidad y que se traduce como “auto-concienciación y auto-conocimiento” crea un círculo vicioso de crítica y auto-humillación. Esto es porque la peor forma de body shaming, que alimenta al estigma de la obesidad, ocurre primero en nuestras cabezas.

 

El cuerpo perfecto

¿Te has preguntado alguna vez lo que significa tener un cuerpo perfecto del que no te avergüences sino que te sientas orgulloso? ¿Quién lo defina? ¿Cómo de factible, real y saludable sería? ¿Es un cuerpo delgado el cuerpo perfecto? ¿Es un cuerpo delgado un cuerpo sano? ¿Cuáles son las curvas ideales en una mujer y qué cantidad de pelo es el ideal en un hombre?

Un cuerpo sano viene determinado por una profesional de la salud basado en criterios muy específicos, que toda la industria del entretenimiento, moda y publicidad ignora. Un cuerpo sano viene determinado por mucho más parametros que el numero del peso en una balanza.

El body shaming siempre le pasará a todos, en tanto y cuanto le permitamos determinar nuestras creencias y pensamientos, no solo para los demás sino también para nosotros mismos. La próxima vez que te avergüences de tu cuerpo o que incomodes a alguien por el suyo…piénsalo otra vez.

Quiere y acepta todos los activos e imperfecciones de tu cuerpo.

Y, si quieres, intenta mejorarlos. Sin embargo, bajo ningún concepto, impongas con tu opinión el deber de hacer lo mismo a los demás.

CéntraTE, edúcaTE y mejoraTE.

 

P.D.: en una entrevista más reciente, Adele comentó que un programa de trabajo intensivo fue la solución primero a su ansiedad y luego le ayudó con la bajada de peso.

 

Por la Dra Valentini Konstantinidou, RDN, MSc, PhD.
Investigadora de Nutrigenetica- Profesora Lectora
Colegiada 
Nutritionista-Dietista, Tecnologa de Alimentos, 

Miembro de la Sociedad Americana de Nutrición

Fundadora de DNANUTRICOACH®

 

Reserva una sesión gratuita introductoria de 30 minutos con la Dra. Konstantinidou aquí